¿Cuántas veces, cuando hemos sufrido un accidente, o ante un mal funcionamiento en nuestro coche, no hemos echado a temblar al prever un colapso del motor? La sola idea de un fallo irreversible en el motor es uno de los temores compartidos por todos los conductores.

De hecho, el reemplazo de un motor inservible con un motor nuevo resulta tan dispendioso, que la mayoría de personas que se enfrentan a ese trance prefieren optar por la compra de un vehículo nuevo.

Pero, ¿es esta la única solución posible? La respuesta es no. Un motor usado puede proporcionarte idéntico servicio que un motor nuevo a un coste reducido, y con todas las garantías. A continuación te contamos sus ventajas.

Los motores de segunda mano: una opción económica

Son muchas las ventajas de comprar un motor usado. En primer lugar, los motores usados resultan mucho más económicos que los motores nuevos. Si el precio de los motores usados ronda los 1000 euros, un motor nuevo puede alcanzar precios de hasta 6000 euros. Si comparamos estos costes con el desembolso que supone la compra de un vehículo nuevo, la diferencia es tal que nuestra economía doméstica o empresarial podría verse seriamente comprometida.

En segundo lugar, existe una gran variedad de motores de segunda mano aptos para distintos modelos y marcas de vehículos, especialmente para turismos, furgonetas y modelos 4×4. Te resultará sencillo encontrar el motor que mejor se adecua a tu caso.

Otras ventajas de los motores usados

Un motor usado te permitirá alargar la vida de tu vehículo. Con ello contribuyes, además, a la reducción en la producción de residuos y de los costes de reciclaje y eliminación de deshechos. Es una opción sostenible tanto para el medioambiente como para tu bolsillo.

Por otro lado, los motores usados se utilizan en el montaje de motores reconstruidos, otra alternativa económica y 100% fiable para reemplazar tu motor deficiente. Por otro lado, si tienes un taller de automoción, de los motores usados obtendrás piezas de recambio que podrás ofrecer a tus clientes a precios competitivos.

¿Son fiables los motores usados?

Sí, por supuesto. Todos los motores usados en venta son debidamente revisados y probados, y su funcionamiento está certificado por técnicos expertos. Los motores de segunda mano están sujetos a garantía, y por tanto, en caso de funcionamiento defectuoso pueden ser cambiados por otro, o reembolsado su importe. Para evitar sorpresas desagradables, es conveniente fiarse únicamente de establecimientos autorizados que ofrezcan todas las garantías.

Enviar comentario